“Neveras vacías, las tristes fotografías del hambre en Venezuela” de Daniel Hernández

¿Qué revela tu nevera sobre ti?

En Colin in Black and White, el actor Jaden Michael quien interpreta al joven Colin Kaepernick aparece en una escena en la cocina. Escribe una nota a su madre, toma un imán de la nevera y coloca el mensaje en la parte frontal del refrigerador. Es habitual ver actos como estos en producciones cinematográficas. Sin embargo, más allá de su función principal de almacenamiento alimenticio, la nevera desempeña un papel importante en los hogares desde el ámbito psicológico, emocional y social.

Los refrigeradores sin duda hablan –hasta para aquellos que se niegan adornarlo– funciona como el centro de comunicación en el hogar. Números telefónicos valiosos reposan aquí, es la cartelera de las citas y recordatorios, la que anuncia lo que falta a través de la lista de compras, el lugar determinado para los suvenires, muestra la obra de arte del niño y la galería de las fotografías más emblemáticas del grupo familiar.

Por ejemplo, es curioso observar los refrigeradores que pertenecen a familias con niños. Desde la infancia, son ellos los que comprenden que tener un espacio en la nevera es fundamental. Por lo que, la parte superior es seleccionada por los adultos de la familia y la inferior del refrigerador les pertenece a los más pequeños del hogar.

«Les hago saber que los respeto por lo que están pasando»

James Nachtwey

De hecho, si pasa un rato en cualquier casa de alguien, posiblemente el refrigerador le narraría una interesante historia sobre esa familia. Sin duda, estas máquinas desnudas o decoradas, con objetos o notas adheridas al exterior, son representaciones de nosotros mismos y brindan reflejos personales de nuestras vidas. Hay personas que tienen sus neveras como álbumes de fotos familiares. Escasamente se puede ver el mango de la puerta. Expresan una mezcolanza de imágenes de familiares y amigos en sus puertas: como la cronología de sus vidas ¿Qué dice la parte frontal de su frigorífico sobre usted?

Especialistas como los sociólogos, han utilizado el contenido de los refrigeradores de específicos hogares, con fines investigativos y medir estatus socioeconómicos de familias. Por otra parte, algunos fotógrafos también se han sentido atraídos por el interior de estos aparatos y comienzan a fotografiar las neveras como ventanas al conocimiento.

Este es el caso de Mark Menjivar, artista y profesor de la Escuela de Arte y Diseño de la Universidad Estatal de Texas, con su serie fotográfica “Refrigerator” la cual explora a través de la fotografía una narrativa en el contenido en las neveras de los hogares de Estados Unidos. Además de exhibir sus fotografías en varias ciudades, el trabajo de Menjivar fue materia de estudio por abordar el tema de la inseguridad alimentaria y el hambre.

El hambre en Venezuela también ha sido documentada por el fotoperiodista Daniel Hernández con su trabajo “Neveras vacías, las tristes fotografías del hambre en Venezuela”. Aquí plasma los refrigeradores de varias familias de distintas profesiones y sectores de la ciudad de Caracas. Para Hernández “las neveras vacías son una bofetada en el estómago. Son la radiografía del hambre de una familia, un tachón en el futuro prometedor de los niños y el tatuaje de la humillación para muchos que se esforzaron estudiando y trabajando y ahora no les alcanza ni para comer”, confirmó.

A diferencia del trabajo de Menjivar, Hernández incorpora en sus imágenes a los propietarios junto a sus neveras y evidenciando su contenido. Es el caso del médico María Alejandra González quien aparece sentada al lado de su refrigerador y en el interior de este se puede ver el vacío como protagonista, acompañado de tres cambures casi marchitos, algunas bolsas que pudiera parecer pollo congelado y varios recipientes contentivos de sobras. Lo que tienen en común las imágenes de Hernández, es que cada una muestra implícitamente el sufrimiento: los peroles, la oscuridad, el vacío y botellas de plástico de refresco llenas de agua y sus víctimas. Son los actores aquí.

Realizar este tipo de trabajo que documente el hambre y el dolor requiere de valor, empatía y humildad para poder acceder al interior de los hogares. Por otra parte, el hecho de que familiares permitan, a fotógrafos como Daniel, fotografiar su privacidad no es fácil. La empatía en la fotografía se halla en el diálogo y el respeto que se tiene con las personas y el tema.

El fotoperiodista de guerra James Nachtwey, lo manifiesta así: “Cuando me acerco a la gente, lo hago con respeto, con cuidado; Lo hago lenta y suavemente y pienso en la forma en que me muevo, en la forma en que hablo y en la forma en que uso la cámara. Les hago saber que los respeto por lo que están pasando”.

En definitiva, a través de las neveras, sean personales o ajenas, decoradas o deslucidas, vacías o con comida en su interior, ellas nos cuentan una historia. Nos hablan de lo que importa, de lo que está sucediendo en tu hogar y, por ende, están experimentando otras personas en sus vidas. Entonces, ¿qué revela tu nevera sobre ti?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.