Daguerrotipos

La fotografía entre el arte y la ciencia

El 10 de agosto de 1839 en Francia se presenta al público el daguerrotipo, lo pudiera comparar con el primer paso del hombre a la Luna, pero en la fotografía. Desde entonces, la tecnología del daguerrotipo todos la deseaban practicar y poseer. Reseña The George Eastman House Collection que “La daguerrotipomanía se adueñó de toda Europa y el daguerrotipo se convirtió en el procedimiento fotográfico por excelencia en todo el mundo”.

La invención de la fotografía es un trayecto rico en historia que, hasta la actualidad, ha beneficiado al mundo. Antes, las personas únicamente podían registrarse por medio de dibujos, pinturas, esculturas, escritura, entre otras. Pero no de forma tan exacta y realista como la imagen del daguerrotipo. A medida que la sociedad se iba alfabetizando en fotografía, las personas comienzan a documentar la manera de percibir y comprender su entorno.

Coincido en el pensar de Pepper Steller, profesora de historia de arte y arquitectura del Centro de Humanidades de la Universidad de Miami, en que la fotografía es un invento que nos ha cambiado la vida por completo y seguramente “si le preguntabas a alguien en 1850 cómo sería el futuro de la fotografía, te habría respondido: el daguerrotipo”, dijo Stetler.

Daguerrotipo Boulevard du Temple, Paris, 8 in the morning. Louis-Jacques-Mandé Daguerre

Pero no todo era color rosa con el auge del daguerrotipo, este tuvo desde usos muy nobles y artísticos, hasta tan terrenales que llegaron a ser objeto de censura y prisión. Con la creación del estereoscopio en 1840 por el inventor Charles Wheaststone, con el cual se podía ver daguerrotipos, se llegó a crear una corriente donde los desnudos eran los protagonistas.

“Si le preguntabas a alguien en 1850 cómo sería el futuro de la fotografía, te habría respondido: el daguerrotipo”,

Pepper Steller

Esto trajo como consecuencias, la censura decretada por Napoleón Bonaparte en Francia, multas, penas de cárcel para fotógrafos, hombres y mujeres que sirvieron como modelos “indecentes”.

Ante todo, para que existiera el daguerrotipo, previamente hubo aportes de muchos otros científicos que encaminaron el devenir de lo que definimos en la actualidad como fotografía. Además de la participación de Jacques Louis Mande Daguerre, algunos de estos importantes creadores en la invención de la fotografía, fueron Leonardo da Vinci, Joseph Nicéphore Niépce, William Henry Fox Talbot y Anna Atkins.

Leonardo da Vinci, un artista inteligente y de admirar que, a pesar de que en su época no existía la química como tal para crear una imagen, estuvo investigando la manera de producir la misma, pero desde la óptica, desde el funcionamiento del ojo humano. Él consideraba el ojo humano como el órgano más importante del cuerpo. Llegó a experimentar con este, dividiendo en varias partes para analizarlo. Se puede leer en sus diarios: “Este es el ojo, el jefe y líder de todos los demás”.

boceto de Leonardo Da Vinci

En el caso de Niépce, quien estuvo más interesado en la litografía, logra a base de experimentos con la cámara oscura la primera fotografía de la historia, conocida como “Vista desde la ventana en Le Gras”, tomada entre 1826-1827. Obviamente, este hombre consideraba su trabajo un fracaso, pues la única forma de capturar una imagen era exponiendo la placa de peltre al sol durante muchas horas y, en muchas oportunidades no se fijaba, perdiendo el proceso por completo. Sin embargo, qué iba a imaginar Niépce el valor tan importante que representa su imagen fotográfica para nosotros hoy.

“Vista desde la ventana en Le Gras”, de Niépce

El científico inglés Fox Talbot, con la ayuda de la cámara oscura empleó compuestos de plata en negativo sobre el papel, así encontró la manera de fijar y asegurar la imagen. Muestra de este método es Byronia dioca-the English Wild Vine en 1839.

La botánica Anna Atkins, considerada la primera persona en publicar un libro totalmente ilustrado con imágenes fotográficas. En Fotografía, toda la historia, dice que Atkins “empleó algas secas aplastadas a modo de negativos colocados al sol sobre láminas de papel sensible”. De esta manera logró crear álbumes de grabados fotogénicos con cianotipo, para su edición British Algae: Cyanotype Impressions en 1843.

En conclusión, me sorprende imaginar todos los procesos maravillosos y, algo engorrosos, que se tuvieron que dar hasta llegar a donde estamos en la fotografía. Siempre he pensado en el impacto positivo y la magia que ha tenido la fotografía en las personas, esta supera la palabra escrita u oral y que, desde su democratización, busca por medio de la lente, inmortalizar la vida y la muerte del mundo que nos rodea.

No puedo imaginar a la humanidad sin esta herramienta tan maravillosa. Como profesionales de la lente, es importante conocer y, en la medida de lo posible, practicar el pasado de nuestra labor, para comprender el presente, esto aportará valor al trabajo. No limitarnos únicamente a presionar un botón. Celebremos, pues hoy, que el daguerrotipo existió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.