Fotos: Pablo Krisch

Los verdes de Pablo Krisch

Para algunos visionarios, la pandemia se ha convertido gracias a la resiliencia y la creatividad, como una oportunidad de concretar proyectos generadores de optimismo.

La serie “Los verdes” cuyo autor es Pablo Krisch, demuestra como condiciones que otros podrían calificar como hostiles, no son obstáculos para realizar un trabajo final digno de orgullo para los amantes de la fotografía. Las extraordinarias imágenes, empezaron a hacerse públicas el domingo 29 de noviembre de este año, en la cuenta de Instagram de Krisch: @pablo_krisch.

En el estado Mérida, Venezuela, se encuentra el pueblo Mucurubá. Fundado en 1.586, tiene su nombre como una derivación de términos indígenas, relacionados con el cultivo de la papa. La capital del estado, queda a unos 32 kilómetros de esta población, que goza de un clima agradable la mayor parte del año. Es el vivo ejemplo de un asentamiento rural de los Andes venezolanos, lo que incluye su arquitectura, gastronomía, paisajes y otras manifestaciones culturales generales. Es este el pueblo que sirvió a Krisch de inspiración para el desarrollo de su reciente serie “Los verdes”.

A los veinte años, inicia sus estudios de fotografía pura, en la Bournemouth College of Art en Inglaterra, donde permanece desde 1975 a 1978. Entre 1986 y el 2016 realizó doce exposiciones individuales. En su interés por transmitir conocimientos, diseña y facilita quince talleres cuyos títulos incluyen temas como iluminación, desnudo artístico, fotografía corporativa, retratos y fotografía documental.

Doce proyectos fotográficos, hablan de un profesional inquieto en su interés por crear. Sus experiencias van desde un mes conviviendo en el Amazonas con los indígenas Piaroas, ser cofundador de la Asociación de Fotógrafos Publicitarios de Venezuela y fundador del Centro Americano para la Investigación de la Fotografía, pasando por la creación del Parque Botánico La Piedra Blanca, hasta la fundación de la Escuela Finca Posada Fotográfica La Piedra Blanca en Mérida, donde vive desde hace 30 años. Ha sido objeto de varios reconocimientos donde destacan el Primer Premio Salón Nacional Fundarte (1987 y 1989) y el Premio Nacional de Cultura en Fotografía (2012 y 2014).

Quizá esta mezcla de conocimientos y experiencias, es lo que ha facilitado a Krisch el realizar “Los verdes”, una serie de veinticinco fotografías que conforman parte del proyecto “Venezuela briosa”. Con ella, Krisch no sólo alcanza dar a conocer actividades cotidianas como las cosechas, el manejo del ganado y la preparación de alimentos, sino también invitar al espectador a un entorno geográfico mágico, lleno de vida de nubes y montañas. Así mismo, los retratos dan una fiel idea de las características y personalidad de sus pobladores.

Por otra parte, Kirsch logra un magistral manejo de las sombras y de la luz, el cual es mucho más admirable cuando se tienen presentes las particulares condiciones del entorno donde fueron realizadas las fotos. La escasez de combustible hace necesarias largas caminatas, lo que en otros ámbitos sería un recorrido habitual en vehículo. Por otra parte, son casi inexistentes algunos servicios básicos como la electricidad, lo que obliga en ciertos casos a hacer uso, literalmente, de cualquier fuente de luz que se tenga a mano.

Un ejemplo, es una especial fotografía donde se observa en un ambiente poco iluminado, a una mujer y una mesa con varios quesos. Kirsch comenta sobre esta foto: “Aquí tenemos a la señora Virginia, ella elabora estos quesos ahumados, le dije que colocara los mismos en la mesa para tener el fuego en el fondo mientras le decía a ella que se inclinara hacia los quesos para que pareciera más natural la acción. El sombrero lo iluminé con una linterna y la cara de ella con un yesquero que tiene linterna, por cierto, muy útil y más en estos tiempos que no hay ni luz ni gas, los quesos los iluminé con 2 celulares lateralmente, la cámara estaba colocada en un trípode, tiempo de la toma 4 segundos. Como la cocina estaba totalmente oscura esto permitía pintar con la luz”.

Fotos: Pablo Krisck. Serie «Los verdes» (2020)

En una entrevista que pude realizarle el pasado sábado 28 de noviembre en mi programa “Diafragma5.6 radio”, Kirsch comentó que para lograr las tomas que él deseaba, debía levantarse bien temprano; a las 4 de la mañana iniciaba sus recorridos que incluían un tramo en moto y luego las caminatas. Se interesaba en llegar a las locaciones antes que el sol iluminara para poder ubicar el encuadre y “poder pintar” a medida que el sol fuera saliendo.

Para Kirsch la ausencia de algunos medios tecnológicos es una oportunidad para “volver a lo básico” y desarrollar habilidades cuando de fotografía se trata.

El haber conocido a Kirsch es una grata sorpresa para mí. Es la reafirmación de que, con conocimiento y talento, pero también con sencillez y humildad, es posible superar dificultades y pintar un legado de esperanzas que generosamente comparte con todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.