Héctor Rondón Lovera y su foto "Ayuda del padre". 1963

Fotoperiodismo: misión con propósito

Los principios y el propósito fundamental del periodismo van en función al efecto que desempeñen las noticias en la vida del lector. El periodismo radica en informar al público sobre los sucesos y problemas cambiantes en el mundo y proporciona el valor a los ciudadanos de empoderarse en la toma de decisiones factibles sobre sus vidas, sus sociedades, sus comunidades y sus gobiernos. Ahora bien, informar se puede realizar por distintos medios, sin embargo, una fotografía que registre un suceso en el tiempo tiene el poder de comunicar, sino también transmitir e ilustrar por sí sola al lector.

El fotoperiodismo tiene una trayectoria cercana a los 150 años. Durante la historia, es sabido que el uso de las ilustraciones con fines noticiosos fue viable gracias al desarrollo de la imprenta y los adelantos técnicos de la fotografía.

Imágenes legendarias como la foto tomada por el fotoperiodista Héctor Rondón en junio de 1963, donde aparece el sacerdote Luis María Padilla en medio de la calle intentando socorrer al militar herido Luis Antonio Rivera durante la insurrección de Puerto Cabello, mejor conocida como El Porteñazo. Esta foto en su momento de difusión transmite más emoción que cualquier otra imagen, aquí Rondón plasmó la compasión y angustia que ejerció el capellán al arriesgar su vida, salvando al soldado a pesar de las circunstancias. Esta fotografía hizo merecedor a Héctor Rondón del Premio Pulitzer de fotografía en 1963, además de los reconocimientos World Press Photo of the Year y George Polk. Seguidamente la agencia de noticias internacional Associated Press distribuyó la imagen, siendo publicada en distintos medios impresos de todo el mundo, como por ejemplo en la portada de la revista Life.

El padre Luis Antonio Padilla socorre al militar Luis Antonio Rivera. El Porteñazo, 1963. Héctor Rondón Lovera
Héctor Rondón Lovera y su foto «Ayuda del padre». 1963

Por otra parte, hay una fotografía que nos enseña cuán poderosa puede ser una imagen como cambio en la sociedad. Ejecución de un prisionero del Vietcong, es la impactante imagen que realizó el fotoperiodista Eddie Adams, en la década de 1960. Aquí se observa la cruda escena cuando el general Nguyen Ngoc Loan, jefe de la policía nacional de Vietnam, ejecuta a un prisionero a quemarropa en una calle de Saigón en febrero de 1968. La escritora Camille Brown en “Fotografía toda la historia” detalla que la imagen de Adams “simboliza la perfección, la inhumanidad y el horror aparentemente cotidianos de la guerra. Su trabajo contribuyó de forma muy notable a avivar el movimiento antibelicista en Estados Unidos y Europa”.

La ejecución de Saigón de Eddie Adams
Eddie Adams. Mejor foto de prensa 13th World Press Photo. Marzo 1969

En otras palabras, el trabajo del fotoperiodista es en primer lugar capturar el presente, un servicio público que muchas veces genera controversia. Un gran debate del fotoperiodismo es la alteración o manipulación de fotos, esto se ha vuelto cada vez más común o fácil en el fotoperiodismo que no es ético, con el fin de captar a más audiencias, medios impresos y fotógrafos hacen trampas gracias a la tecnología. Es una profesión muy competitiva, donde todos quieren tomar la mejor foto, algunos optan por alterar el contexto y significado de sus imágenes para despertar emociones más fuertes en la audiencia. La ética, la credibilidad y confianza para los medios es esencial, por lo que no se pueden dar el gusto de sostener exposiciones engañosas para el público.

Siendo un oficio que se obtenía en algunas oportunidades por medio de una suplencia o vacante en el departamento de fotografía, muchas veces se aprendía por medio de la práctica o por transmisión de conocimientos. Sin embargo, en la actualidad es de reconocer que nuevas generaciones de fotoperiodistas, no sólo se limitan a la experiencia trabajando, sino que se preparan académicamente, complementando incluso sus conocimientos con otros idiomas. Por medio de su portafolio se puede ver la experiencia de un fotógrafo, aunque son las redes sociales de fotografía las que han sustituido este soporte en físico.

En consecuencia, los lectores acceden a los portales de noticias desde distintos dispositivos y lugares. Se espera que estos medios difundan noticias actualizadas, implica que los medios compiten unos a otros en ser el primero en comunicar las noticias con las mejores imágenes. Para poder lograr obtener las mejores fotos, posiblemente disminuyendo costos y riesgos, un ejemplo fue la revista Time, quien en octubre de 2012 contrató a cinco fotógrafos usuarios de Instagram residentes en el noreste de los Estados Unidos para cubrir los efectos del huracán Sandy en la zona. La directora de fotografía de la revista Time, Kira Pollack dice: “Consideramos que esta sería la forma más rápida de cubrir esto y es la ruta más directa, se trata de cuán rápido podemos hacer llegar las imágenes a nuestros lectores”.

En conclusión, el fotoperiodismo tiene un propósito, es una profesión importante, poderosa y valiente que vale la pena estudiar y ejercer. Esto ha quedado plasmado en la labor del fotoperiodista al utilizar su cámara como herramienta para documentar y cambiar al mundo, es importante mantener vivo el fotoperiodismo por el arte y el poder de comunicar a la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.